Urgencias de ortodoncia: Qué hacer cuando surgen problemas

Al someterse a un tratamiento de ortodoncia, hay veces en que surgen problemas; en estos casos, es importante saber qué hacer. También hay situaciones en las que se produce una urgencia ortodóncica y es necesario actuar con rapidez. En este artículo se describen las urgencias ortodóncicas más comunes, se indican las medidas que deben tomarse cuando se producen y se ofrecen consejos preventivos.

Antes de hablar de las urgencias ortodóncicas, es importante comprender los conceptos básicos de la ortodoncia. La ortodoncia es una rama especializada de la odontología que se centra en el diagnóstico, la prevención y el tratamiento de las anomalías dentales y faciales. Un ortodoncista es un especialista dental formado para reconocer los problemas de ortodoncia y proporcionar un tratamiento que evite futuras complicaciones de salud bucal. Entre los tratamientos ortodóncicos más comunes se encuentran los brackets, las prótesis fijas, los dispositivos inflables y los alineadores transparentes.

Urgencias ortodóncicas comunes

Una urgencia ortodóncica es un problema que requiere atención y actuación inmediatas. Algunas de las urgencias ortodóncicas más comunes que pueden surgir son:

  • Frenillos, alambres o bandas rotos o dañados.
  • Cable suelto o pinchado.
  • Abrasiones bucales o labiales producidas por aparatos o alambres.

Medidas que deben tomarse en caso de urgencia ortodóncica

Si se produce una urgencia ortodóncica, es importante actuar de inmediato. Los aparatos, alambres, bandas o tubos rotos o dañados pueden ser muy dolorosos. En este caso, es importante llamar a la consulta del ortodoncista lo antes posible para concertar una cita y solucionar el problema. Puede ser necesario colocar un pequeño trozo de cera sobre la zona afilada para proporcionar un alivio temporal.

Si un alambre sobresale o pincha, puede resultar doloroso e irritante. Para proteger la boca y proporcionar un alivio temporal, es una buena idea cubrir el alambre con cera ortodóncica. Si esto no sirve para evitar el dolor, es importante llamar a la consulta de su ortodoncista para que le recorten el alambre. Los brackets, alambres o bandas sueltos también deben ser atendidos por el ortodoncista y no deben intentarse arreglar en casa.

Las abrasiones bucales o labiales provocadas por aparatos o alambres pueden ser muy dolorosas. En este caso es importante enjuagar la zona con agua tibia, aplicar una pequeña cantidad de anestésico de venta libre y aplicar cera ortodóncica sobre el borde afilado para proteger la zona. Si las abrasiones no mejoran con estas medidas, es importante concertar una cita con el ortodoncista para que ajuste los alambres o los brackets.

Cómo prevenir las urgencias de ortodoncia

Aunque algunas urgencias de ortodoncia no se pueden prevenir, hay algunas medidas que se pueden tomar para minimizar el riesgo de que ocurra un problema. El primer paso es seguir las instrucciones del ortodoncista para el cuidado de los aparatos de ortodoncia. Esto incluye cepillarse los dientes y usar hilo dental con regularidad y evitar los alimentos duros o pegajosos. Además de seguir las instrucciones del ortodoncista, es importante llevar protectores bucales cuando se practiquen deportes de contacto para proteger los aparatos de ortodoncia de posibles daños.

Las revisiones periódicas de ortodoncia también son una parte importante del cuidado general y una forma excelente de prevenir la aparición de problemas. Aunque es natural que los brackets se muevan y el diente cambie de forma, es importante acudir al dentista con regularidad para asegurarse de que todo progresa como es debido. Si algo no le parece o no se siente bien, no dude en llamar a la consulta del ortodoncista para que le haga una evaluación. Las urgencias ortodóncicas pueden asustar, pero con la atención y las medidas adecuadas pueden tratarse eficazmente. Es importante seguir las instrucciones del ortodoncista y tomar precauciones para minimizar el riesgo de emergencia. Si se produce una urgencia ortodóncica, es importante actuar de inmediato y concertar una cita con el ortodoncista para que repare el problema. Con los cuidados adecuados, revisiones rutinarias y medidas preventivas, el riesgo de que se produzca una urgencia ortodóncica puede reducirse considerablemente.